diumenge, 25 de maig de 2014

EL TRUCO FINAL

El público aguardaba expectante la reaparición del Asombroso Flasman. El mago salió a la pista central acarreando una nevera vacía. “Abracadabra” –gritó y siete sapos, tantos como años habían transcurrido desde su última actuación, saltaron al exterior. Sólo un espectador lo vio llorar.

El  ilusionista giró el frigorífico y tras pronunciar nuevamente las palabras mágicas, tres mariposas negras, tantas como veces su amada le implorase que no practicara su magia sobre ella, salieron revolteando de su interior.

El prestidigitador volteó otra vez el electrodoméstico y, entre sollozos, musitó de nuevo su encantamiento. Al abrir la puerta, una serpiente, tan maligna como la que utilizara para transformar a su esposa en refrigerador, reptó hasta él y le mordió. Su veneno fue una liberación.


CONSTRICCIONES INICIALES:

1. La acción ha de transcurrir en un circo o en un sótano. 
2. Uno de los personajes ha de ser un ratón, un bombero o una nevera.

JUICIO ORAL 123/2014

El juez Romo tomó asiento en medio de un silencio abrumador. De repente, sus intestinos se revolvieron y su rugido resonó como una acusación. El Juez respiró hondo y leyó las palabras que tenía escritas ante sí. Al detectar una falta de ortografía, torció el gesto. Las normas -se dijo- están para ser cumplidas. Su padre se había hartado de decírselo y él mismo se lo había repetido mil veces a su esposa. De pronto, el recuerdo del olor de la sangre regresó por un instante y agitó de nuevo sus entrañas.

Cuando la sacudida remitió, el juez miró su reloj y descubrió que había perdido completamente la noción del tiempo. Debería darse prisa si no quería llegar tarde a su último juicio. Accionó la cisterna y contempló como los restos descompuestos de su última comida se sumergían en la insondable profundidad de la taza del váter. Antes de salir del retrete, sin embargo, se detuvo ante la puerta y tachó compulsivamente la aberración ortográfica que la mancillaba mientras se repetía que las normas estaban para ser cumplidas. No cometerás adulterio –reflexionó- era, por cierto, una norma bien clara.

El juez Romo entró en la Sala de Audiencias con toda la parsimonia que solía emplear. El Presidente del Tribunal le invitó a sentarse.


-  Se abre la sesión del juicio oral 123/2014. Sr. Romo: Se le acusa del asesinato de su esposa, ¿Se declara Usted culpable o inocente?


CONSTRICCIONES INICIALES

1. Relato a partir de una noticia aparecida en la prensa

EL SEMÁFORO

VERDE. Juan reparó en el semáforo que había junto al sofá y lo achacó a su suegra. “Otra chifladura más” –pensó- y bebió un largo sorbo de vino. Probó la verdura y la escupió de nuevo al plato. Desde que María se había traído a su madre a vivir con ellos, no daba pié con bola. Estaba más que harto. Pegó otro trago y le sacó el tema. Le recordó aquella vez que la vieja se había dejado el gas abierto y aquella noche en la que había tenido que salir a buscarla en mitad de un aguacero. Y ya puestos, le echó en cara que hacía tres meses que no hacían el amor porque su madre tenía la mala costumbre de colarse en su dormitorio sin avisar.

AMBAR. Juan ya no podía detenerse. Más vino. Y un torrente de reproches dio paso al desprecio. Y luego vinieron los gritos. Y los insultos. Y la bofetada de revés.


ROJO. Al ver el labio ensangrentado de María, Juan sintió que sus mejillas enrojecieron de pura vergüenza y enmudeció.


CONSTRICCIONES:
1. Descontextualización de un objeto cotidiano.

dissabte, 3 de maig de 2014

RUEDA DE RECONOCIMIENTO

RUEDA DE RECONOCIMIENTO

-          ¿Estás seguro, pequeño?
-          Sí, señor. Fue él. Él nos atacó.
-          De acuerdo. Agente Escarlata: Dígale al sospechoso número uno que dé un paso al frente.
-          No haga caso a este puerco, Comisario. No sabe lo que se dice.
-          ¿Cómo dice, agente?
-          Pues eso, que a éste ni caso. ¿No ve que es medio imbécil? ¡Pues no va el tío y se hace una casa de paja! Le digo que el número uno no fue.
-          ¿Y cómo está tan segura?
-          Porque es musulmán y no come cerdo.
-          Pues yo sí le creo. El sospechoso tiene unos ojos muy grandes; y unas orejas muy grandes; y unos dientes muy grandes. Y sopla que da miedo.
-          Le repito que él no ha sido. Además, tiene una coartada. ¡Oh, sí! Una coartada buenísima. Mmmmm. Cada vez que lo recuerdo.

-          Quítese la caperuza y explíquese, agente. ¡Y deje de tocarse, por Dios!




Constricciones iniciales:

1. Extensión máxima: 15 líneas
2. Punto de partida: un cuento clásico
3. Exclusivamente dialogado

JESUSITO CUENTAESTRELLAS

JESUSITO CUENTAESTRELLAS

Jesusito no podía dormir. Había soñado que un día sufriría un calvario. Para calmar su desazón, se puso a contar estrellas. Una vez las había contado todas y ahora faltaba una. Desolado, lloró una eternidad y al final se durmió. Al despertar, encontró la estrella que faltaba. Brillaba en el firmamento. Sola. Rotunda. Decidió darle un nombre. La llamó Sol.


CONSTRICCIONES INICIALES:

1. Extensión: 50 palabras.

divendres, 2 de maig de 2014

COMENCEMOS POR EL PRINCIPIO

Este blog es una urna de cristal, el contenedor de mis microrrelatos.

En él podréis encontrar historias breves (que no necesariamente pequeñas) creadas a partir de una limitación auto impuesta, de un ejercicio de constricción.

Aún cuando pudiera parecer contradictorio, muchas veces el arte necesita ser encauzado para que fluya libremente. La constricción es, desde este punto de vista, uno de los caminos de la creación, la chispa, el detonante que te permite arrancar.

Hay constricciones de muchos tipos: utilizar un número máximo de palabras, iniciar un relato con una frase predeterminada, como los famosos relatos en cadena de la cadena ser, ultra formales, como los sonetos de la poesía clásica (recordad, catorce versos endecasílabos, organizados en cuatro estofas, dos cuartetos y dos tercetos con rima consonante ABBA ABBA CDE CDE); temáticas, etc.

Los textos que encontrareis en mi blog, pues, habrán nacido de una limitación impuesta a priori, la cual opera como mera técnica de creación.

Ahora bien, debo advertir que el resultado final no siempre acabará ciñéndose estrictamente a la restricción inicial. Una vez iniciado el proceso creativo, no lo someteré a ninguna otra limitación que mi propia imaginación. No seré yo quien le pongas puertas al mar.

Eventualmente, este blog también podrá albergar información relativa al mundo de la literatura en general. 

Una cosa más. cualquier crítica (constructiva) o propuesta de constricción será bien recibida. 

Bienvenidos seáis.

Carles Quílez Cunillera

Sabadell, Mayo de 2014