dissabte, 12 de març de 2016

UNA HISTORIA DEL MUSEO DE HISTORIA

El hombrecillo de barro salió de su vitrina del pabellón Egipcio y fue a la sala de la Grecia Clásica.

A la luz de la luna, la Venus desnuda le recordó dolorosamente a la bella esposa del Faraón.



–Cubríos, por favor –le rogó, apartando la mirada–. No soy de piedra.

Constricciones iniciales: 

Extensión:Cincuenta palabras.