dilluns, 23 de maig de 2016

EL HOMBRE CANGREJO

El despido le transformó.

Primero, mientras escuchaba las gélidas explicaciones del gerente, se formó un caparazón que le endureció.

Después brotaron de su cabeza unas antenas que le permitieron percibir la realidad de forma más nítida y lo importante que podía llegar a ser el dinero. Al cabo de unos meses, tras acabársele el paro y empezar a revolver contenedores, sus manos se convirtieron en unas enormes pinzas.


Luego todo fue ir hacia atrás, hasta el día que perdió la casa. Entonces marchó a la playa y se enterró en la arena para dormir. La metamorfosis se había completado definitivamente.

Constricciones iniciales.
Extensión: 100 palabras.

Menciones especiales.
Relato ganador trimestral (abril-junio 2016) del concurso del programa Wonderland de RN4.